"‎LOS PUEBLOS, LOS HOMBRES SE ENFRÍAN POR AUSENCIA DE ESPÍRITU. PERO ESTAMOS NOSOTROS, CON PEDERNAL Y YESCA, CON MELODÍAS Y CANTARES, POEMAS Y REFLEXIONES , ALTO DESVELO Y SUEÑOS DE TODO TIPO, PARA ENTIBIAR LAS HORAS DE AQUELLOS QUE NO QUIEREN CONGELARSE."
-Atahualpa Yupanqui-

desde "LA CANCIÓN VERDADERA" un libro de Victor Heredia

"...A. Yupanqui nunca cedió un palmo ante el avance de artistas que desde la mediocridad hicieron tanto daño a la cultura como el éxito económico que obtuvieron, preservó con hidalguía su forma y honró los contenidos. La canción popular también se ha fortalecido desde su verdad y vence la propia añoranza y el embate de los medios que la ignoran. No le quita el sueño resistir, ella sigue alumbrando el camino día a día en cuanta reunión de jóvenes reverbera una guitarra..."



miércoles

"PALPITANDO EL ESCOLAZO" / "MILONGA BURRERA" MILONGAS


CANTANTE: JORGE VIDAL
PALPITANDO EL ESCOLAZO
E. Wainer - J. Vidal:

Jorge Vidal (Buenos Aires, Argentina, 12 de agosto de 1924 - id. 14 de septiembre de 2010) fue un cantor de tango argentino que tuvo una dilatada carrera artística que incluyó su participación en varias películas. Cultivó un neto estilo gardeliano, no sólo por su fraseo, sino también por su figura, al punto que solía concurrir al Hipódromo de Palermo, vestido como acostumbraba Carlos Gardel.


Andate bien temprano por derecho en ventanilla
no escuchés a nadie, hermano, ni tampoco a la cartilla
vos, vos ponele todo el resto al potrillo que te doy
desnudate en la primera, porque el dato es bien polenta
el pingo vendrá en la punta, y paga como cuarenta
me lo dijo un gran amigo del entreniére Lapistoy
va en los cueros Cianfardini, chaquetilla azul granate
el patrón canta en la radio, se llama Jorge Vidal.

El potrillo del asalto te lo doy, anda y parate
es un hijo de Mosqueta, y se llama Fantasmal.

Con la fija que me diste el otro día
me compré un chalet en Devoto
pa’invernar y veranear
yo me fui con una pila de billetes
los que llevan el membrete del novel banco central
esa pila y el producto de otra pila
que se apoda pagareses, cheque y firma al portador
se encontraba bien de bute resguardada
bajo una reja de bronce donde yo era el pagador

Me dijiste que el potrillo iba derecho
me fallaste en los aprontes
y hasta diste el marcador
vos jugate todo entero me batiste
sempeña rumbo rumbe, te lo asegura el cuidador
Yo me vi con un chalet por Bariloche
con un checo más larguía que las noches que estaré
en la celda meta tumba y sin un faso
palpitando el escolazo
y abogao, fiscal y juez!

Sin embargo no se anidan en mi pecho
los rencores más fuleros que me inspira la cabrón
vos sabés que soy un tipo muy derecho
que te aprecio como amigo y me aguanto este cimbrón
solo pido que me cuides a la piba
como el drepa que la sigas y me digas por favor
si es bien cierto que ha arrastrado mi hidalgúia
por cualquier chafalonía con algún otro chabón.

Me dijiste que el potrillo iba derecho
me fallaste en los aprontes
y hasta diste el marcador
vos jugate todo entero me batiste
sempeña rumbo rumbe, te lo asegura el cuidador
Yo me vi con un chalet por Bariloche
con un checo más larguía que las noches que estaré
en la celda meta tumba y sin un faso
palpitando el escolazo
y abogao, fiscal y juez!

*************
Milonga
Música: Jaime Vila
Letra: Ernesto Cardenal

Por mi fiebre por los chuchos y mi alma de jugador
andaba de mal en peor, yo que me daba de ducho.
Casi voy a juntar puchos, ustedes no van a creer,
pero supe resolver mi situación harto flaca
con la compra de un “yobaca” me hice trompa y entrenière.

(Recitado)
Y siguiendo el consejo del amigo Remersaro
me compré un caballito de carrera...
¿Y dígame, socio, resultó bueno el caballo?

Era un burro sangre pura, flaco como un cacho de hilo,
pesaba dieciocho kilos con el freno y la montura.
Sacarme ‘e la mishiadura fue mi propósito cierto
y lo llevé a Don Mamerto, un veterinario púa,
que salvó al Lungo Garúa cuando lo daban por muerto.

(Recitado)
¡Y para mí que tenía la precisa, el hombre, amigo!

Me devolvió un mancarrón fiaca, panzón y mañero
parecía un cadenero del tiempo 'e la inundación.
Lo llevé pa’l corralón del Petiso Carvajal,
como buen profesional, sin demorar un momento,
empecé el entrenamiento con vistas p’al Nacional.

(Recitado)
¡Y salvado el hombre, con todos los guitarristas!

Con él hice maravillas, el matungo progresaba,
en pocos meses marcaba seis dos un quinto la milla.
Lo relojeó un tal Patilla, que lo seguía de a pie,
eso renovó mi fe en mi fantástico pingo
y un histórico domingo no sé si ya te conté.

(Recitado)
¡La última vez le tuvieron que tomar
el tiempo con un almanaque! ¡Caramba!

Cuando mi pingo pisó las arenas de Palermo
Artigas se sintió enfermo y Legui se las tomó.
Mi “yobaca” se alineó entre un lote de campeones
los vasos como pisones, la panza casi rasante,
parecía un elefante en un mitín de ratones.

(Recitado)
¡Flor de caballo, amigo!
¡Solamente le faltaba el trole!

La indiada gritó: «¡Largaron!» y ahí fue el merengue, ¡Dios mío!
Un pingo rajó pa’l río, los otros se desbocaron.
Datos y fijas fallaron, nunca se vio nada igual,
y mi robusto bagual, al tranquito y sin alarde,
llegó tres días más tarde, pero ganó El Nacional.

2 comentarios:

  1. buen trabajo chico, gracias por tu generosidad

    ResponderEliminar
  2. da placer leer cosas buenas, coherentes. Gracias por tu generosidad

    ResponderEliminar